América-ya-existía2

12 de octubre

Nada que celebrar

Es importante la manera en que se recuerdan las cosas.

Lxs latinxs somos fruto de la mezcla de tierras ricas con un pueblo que saqueó. Honremos las raíces y saquemos a la luz la memoria. Despojemos de mentiras la historia. 

 

El colonialismo funciona tan bien, que se asume la supremacía de un pueblo sobre otro con tanta naturalidad que no se le cuestiona.

 

De pequeña aprendí en el colegio que a América la “descubrieron” el 12 de octubre de 1492 en La Niña, La Pinta, y La Santa María. Te lo enseñaban a modo de canción. Aprendía inglés al son de 1 little, 2 little, 3 little Indians con imágenes que evidentemente hacían referencia a tribus nativas de Las Américas.

 

Años más tarde y sin que me lo enseñaran en el colegio, caí en cuenta de la atrocidad del llamado ‘encuentro de dos mundos’. Fue, literalmente, un genocidio. A un genocidio hay llamarlo como tal.

 

En mi ciudad hay un “monumento” al “fundador” de Cali (Colombia). Fue encargada a un escultor español e instalada en 1937 para conmemorar el cuarto centenario de la ciudad, en un sitio donde ya había habitantes: los indígenas Calima. Tanto tiempo después se le seguía y se le sigue llamando “descubrimiento”.

 

Tan bien funciona la normalización de las cosas, que olvidamos el origen de lo que en algún momento se instaló como normal.

 

Descubrir viene de la mezcla del latín cubrir, con el verbo transitivo des: retirar una cubierta. Así que viene a decir desnudar, quitar o despojar.

 

Desde su significado etimológico, sí hubo despojos (de vidas, tierras, libertad y soberanía). Va siendo hora de que cambiemos las estatuas erigidas a gente mala.

 

Somos mezcla, y por eso mismo: ciudadanos del mundo, anticolonialistas, antirracistas, antipatriarcales.

Esta es una playlist colaborativa que creé para honrar las raíces nativas (de todo el mundo) bailando.